huellear


Huellear



Quería convocar a través de estas pinturas y grabados esos “espacios que habitamos y que persisten fragmentados como huellas de la memoria” en la que se insertan las experiencias. Esas huellas que como diría Jacques Derrida,“no son sino el simulacro de una presencia que se disloca, se desplaza y remite a otra huella, a otro simulacro de presencia que, a su vez, se disloca, etc.”.

 Estas pinturas y grabados incluyen un imaginario en el que los textiles son usados como “paleta” de construcción de la obra y fragmentos atemporales que escapan tanto de lo absoluto como del tiempo narrativo.